lunes, 20 de febrero de 2012

Chespirito


Fotos: Gentileza BIO

Biografía de Roberto Gómez Bolaños, por la señal BIO

Por Pablo Gorlero

Mucho tiempo atrás fueron Los tres chiflados los encargados de mantener el rating cuando se levantaba algún programa de televisión. Luego, y hasta ahora, los que siempre salvan los promedios son Los Simpsons y El Chavo. Este último, creación de Roberto Gómez Bolaños o Chespirito, el cómico mexicano que les dio (y les da) tantas alegrías a tantas generaciones de latinoamericanos durante cuatro décadas ininterrumpidas en el aire. El Chavo, El Chapulín Colorado, El Profesor Chapatín, Chómpiras o Chaparrón Bonaparte son sólo algunos de sus recordados y adorados personajes. Hoy, a las 21, la señal de TV paga BIO pondrá en el aire su biografía, en un programa de casi una hora en el que desfilan entrevistas a sus hijos, su ex esposa, su actual esposa (Florinda Meza), amigos, escritores, actores mexicanos y dos de sus compañeros de elenco: Edgar Vivar y Rubén Aguirre.

“Mi característica principal fue el miedo. Siempre desde niño me daba miedo. Recuerdo que de jovencillo me daba miedo asomarme debajo de la cama porque pensaba que había un diablo o algo así; y de mayor, era peor. Por eso fui peleonero, por miedo”, confiesa en primera persona Gómez Bolaños, además de revelar muchos aspectos de su personalidad.

En este completo programa, rico en fotografías y documentos personales del actor, uno puede enterarse que fue hijo de un prestigioso dibujante que murió muy joven, que fue criado con muchísimo esfuerzo por su madre viuda y que fue un talentoso deportista en sus años jóvenes. Llegó a ser futbolista y boxeador amateur. Se casó joven con Graciela Fernández, con quien tuvo seis hijos muy seguidos, de quienes tomó muchas frases y aspectos de las personalidades de sus criaturas.

Luego de convertirse de la noche a la mañana en un virtuoso creativo publicitario, en los años 50, fue contratado por una cadena televisiva para escribir los guiones del famoso dúo mexicano Viruta y Capulina, tanto para sus programas como para sus películas. Hasta que, de a poco, debido a su histrionismo, comenzó a hacer participaciones como actor en esos programas cómicos. Así transcurrieron esos años 60 de siembra en su vida. Creó un famoso sketch llamado “Los supergenios de la mesa cuadrada”, en el programa Sábados de la fortuna, que de inmediato se escindió para convertirse en su primer programa propio: el 14 de octubre de 1970, protagonizado, dirigido y escrito por él. Allí trabajaban también Rubén Aguirre, Ramón Valdez y María Antonieta de las Nieves, que luego trabajarían en sus grandes éxitos.

En ese ciclo, que duró tres años (1970-73) nacieron sus dos grandes personajes: ese antihéroe que es El Chapulín Colorado, y el niño de la calle El Chavo del Ocho. El primero tuvo su propio programa entre 1972 y 1979; el segundo, entre 1972 y 1992. Sobre todo, en el Chavo, Chespirito se retroalimentaba de su genial grupo de actores. El se divertía no sólo escribiendo para sí mismo sino para los demás personajes. Especialmente para Ramón Valdez ya que su Don Ramón le divertía muchísimo.

Asimismo, el programa repasa los años de furor, pero también un período de pequeño declive (en los años 90), que sólo duró poco tiempo ya que con el nuevo siglo, El Chavo y el Chapulín Colorado parecen resurgir y aferrarse a la inmortalidad.

Hay que aclarar que es una biografía autorizada, con muchos testimonios de Gómez Bolaños en primera persona. Por lo tanto, debe tomarse como un interesante repaso por su vida, al que le faltan algunos aspectos algo más controversiales de su carrera. Se habla de las dos veces que llenó el estadio de fútbol de Santiago de Chile, pero no de la polémica que causó esa presentación durante el gobierno de Pinochet entre el medio artístico continental. Tampoco de su participación política de los últimos años revelando su postura antiabortista y su ideología conservadora y antiizquierdista, ni de los pormenores de sus conflictos con sus compañeros Carlos Villagrán (Quico), Ramón Valdez y María Antonieta de las Nieves (Chilindrina).

Pero son detalles, “fue sin querer queriendo”. El documental realizado por BIO es de colección y conmueve a todos aquellos que hoy en día tienen guardadas en su memoria cada una de las frases célebres de sus personajes.

1 comentario:

  1. muy bonito post. gracias. Atte Don Roberto.

    ResponderEliminar