sábado, 21 de marzo de 2009

De visita por Whisteria Lane

Dos visitas a Whisteria Lane
Eran épocas en las que Buena Vista International Television y Sony solían invitar a los medios a los junkets de sus series. En dos oportunidades (2005 y 2006) llevaron al grupo de periodistas a conocer el set de filmación de Desperate Housewives. El barrio Whisteria Lane está hecho a escala real, al igual que cada una de sus casas, en su interior. Está situado en los estudios Universal y por allí anduvimos paseando.



Un grupo de periodistas haciendo de Amas de casa desesperadas (izq.) y el interior de la casa de Bree (der.)


Corriendo a la casa del plomero

Las auténticas Amas de casa desesperadas (foto de BVITV)

Publicada el 16 de febrero de 2005 en el diario La Nación

Mujeres desesperadas


El mayor éxito del canal Sony también es la gran pegada de la cadena ABC, propiedad de la Compañía Disney: una historia de cinco amas de casa en un pueblo pequeño, bajo la visión gay de Marc Cherry
Por Pablo Gorlero
(Enviado especial)

LOS ANGELES.- Los directivos de la cadena ABC todavía están eufóricos. Es que, hartos de ir en la cola de las cadenas televisivas norteamericanas, en 2004 consiguieron asomarse a los primeros puestos del rating con el reality show "Extreme Makeover", y sobre fines de año se posicionaron en un lugar exclusivo con su gran lanzamiento: "Desperate Housewives", algo así como uno de los mayores éxitos televisivos de la última década.
La serie, que en la Argentina emite el canal de cable Sony, tuvo los ratings más altos de la temporada (16,1 puntos) desde que finalizó "Friends", en mayo del año pasado, y hoy es vista por más de 25 millones de espectadores en los Estados Unidos. ¿Cuál es el secreto de su éxito? Una combinación perfecta: libro estupendo e inteligente, buenas actuaciones y una dirección de primera línea. Es una comedia dramática, con ribetes oscuros y toques de suspenso, que cuenta la vida de cinco amas de casa en un barrio suburbano llamado Wisteria Lane. Allí viven Susan (Teri Hatcher), una madre soltera que ansía encontrar al verdadero amor; Lynette (Felicity Huffman), una ex ejecutiva exitosa, madre de cuatro chicos inmanejables y esposa de un viajante; Bree (Marcia Cross), una conservadora y políticamente correcta madre de familia; Gabrielle (Eva Longoria), una latinoamericana ex modelo y esposa de un magnate, que vive una apasionada aventura con su jardinero menor de edad, y la supuesta ama de casa perfecta, Mary Alice (Brenda Strong).
Pero esta historia comienza cuando esta última se suicida, lo que sorprende a todo el barrio. Allí, en su casa, algo raro ocurre. Su amargado esposo cava en el suelo de su piscina por las noches y su hijo vive atormentado por los hechos. Aunque parezca mentira, cinco canales rechazaron esta idea de Marc Cherry. "Yo me preguntaba: ¿Qué le pasa a esta gente que no entiende nada? Sabía que mi historia era muy buena. Estuvimos muy cerca de vendérsela a la cadena BBC porque me dije: «los británicos lo van a entender»", recuerda Cherry, escritor y productor de "The Golden Girls" y creador de otros ciclos que fueron un fracaso.
Cuando llegó a manos de la cadena ABC (propiedad de Disney), allí se quedó. En poco tiempo, se montó una escenografía a escala real del vecindario de Wisteria Lane en los estudios Universal. Tanto gasto tuvo su rédito y hoy, inclusive, los directivos aceptaron darles a las protagonistas un "plus" de 250 mil dólares a cada una como premio. "¡Pude comprarme una casa!", exclama enfervorizada Eva Longoria. Inclusive, su creador ya tuvo charlas informales con ABC sobre la posibilidad de hacer un desprendimiento de la serie para el año que viene, tal vez sobre algunos otros personajes del pueblo.
Por supuesto, "Desperate Housewives" también sufrió acusaciones provenientes de sectores conservadores, contrarios a las escenas más fuertes. Inclusive algunos anunciantes retiraron sus avisos por estos motivos. "Siempre fui bastante conservador, pero creo que estas controversias que creó la prensa fueron un poco infundadas. ¿No vieron telenovelas? Aquí no pasa nada que no ocurra en ellas permanentemente. Todo está absolutamente cuidado y regido por el buen gusto, inclusive los desnudos", explica Cherry. Mujeres desesperadas
"Desperate Housewives" obtuvo recientemente un Globo de Oro como mejor serie de televisión y como mejor actriz (a Teri Hatcher), entre muchas otras nominaciones. También ganó otros premios y amenaza con arrasar en la entrega de los Emmy.
Marc Cherry es un señor gordito, simpático y sencillo. De su cabeza salió esta historia -a la que le encanta calificar como telenovela (soap opera)- con diferentes subtramas que trazó artesanalmente. Un hombre que escribe sobre los sentimientos más profundos de cinco mujeres. "Soy gay. Por eso estoy un poquito más cerca de estos asuntos femeninos. No crecí viendo a las mujeres como objetos de deseo, sino como amigas y confidentes. Mi visión sobre el mundo femenino es muy diferente a la de un autor heterosexual. Es llamativo escuchar a una mujer diciendo que a veces se harta de ser esposa y madre. Es parte de un mundo fascinante y puedo ver el drama inherente a eso porque no estoy ocupado viviendo esa historia. Estoy afuera mirando", explica el creador.
Tiene dos hermanas y es hijo de un ejecutivo petrolero que lo llevó a mudarse de Oklahoma a Hong Kong, de ahí a Orange County, y luego, a Irán. Pero su familia siempre volvía al pequeño condado naranjero de California. De allí y de su infancia en Oklahoma aunó las pinturas necesarias para trazar su Wisteria Lane. Un nombre muy especial, pero no fortuito, para este pueblo. Wisteria es una palabra similar a histeria y, es el nombre de una planta que, cuando crece, sus raíces matan a los demás vegetales que la rodean. "Vivíamos en una granja en medio de la nada y mi madre se sentía bastante sola y, a veces, desesperada. De chico no me daba cuenta de eso pero, cuando me empezó a contar todas sus vivencias, me apareció la idea de hacer esta serie, acerca de un sentimiento femenino atrapado en un rol que ella buscó: el de esposa y madre. Fue fascinante ese concepto: encontrar la vida que querés y, aún así, estar desesperadamente disconforme", recuerda Cherry. Por supuesto, su madre tuvo mucho miedo de ver retratado su pasado familiar en una serie de televisión que verían millones de personas. Con razón. "En el segundo episodio, harta, Lynette bajó a sus chicos del auto y siguió manejando. Mi madre nos hizo eso una vez. El capítulo terminó a las 21.57 y mamá me llamó a las 21.58. «No puedo creer que hayas usado eso», me dijo. Tenía razón. Le prometí ser un poquito más cuidadoso ahora. Para eso tengo un fabuloso staff de escritores".
La vida real y la ficción también se mezclan en la vida de Eva Longoria. Su personaje es una fémme fatale que espera a que su millonario esposo salga de casa para sumergirse en una aventura sexual con el joven y buenmozo jardinero de la casa (Jesse Metcalfe). Su abuela mexicana nunca entendió los requerimientos de su carrera. "Ella es muy tradicional, no me habla y está muy enojada porque estoy en la tele con un chico desnudo. Tiene noventa años y no entiende esto de la actuación. Un día me dijo: «te vi en televisión con ese muchacho». Yo le expliqué: «Abuela, eso no es real», pero me respondió enojadísima: «¡Mentirosa!». No puedo explicarle más, pero ella es una divina. Mi familia está muy orgullosa. Demasiado. Mi mamá le da mi teléfono a todo el mundo. Hasta a los paparazzi que rodean mi casa todo el tiempo", comenta Longoria, con una simpatía muy latina.
Los demás vecinos de Wisteria Lane no son menos pintorescos que sus protagonistas. Una señora chusma que mete las narices donde no corresponde (Christine Estabrook), un plomero sex symbol (James Denton) y Edie (Nicollette Sheridan), quien no puede parar de conquistar a todos los hombres del barrio. Sheridan fue nominada a un Globo de Oro por componer a esta mujer que, tal vez, muchos hombres deben soñar con tenerla en su barrio. "Creo que, probablemente, hay una Edie en cada vecindario en diferentes grados de deseo. Es una mujer que está excluida del grupo, por lo que muchos podrán identificarse con ella. No es mala persona, pero no logra unirse a las otras chicas. Baila en un ritmo diferente", explica Nicolette.
Mujeres reales, hombres reales, un barrio real y situaciones alocadamente dramáticas, como en la realidad. Una fórmula que arroja como resultado una de las mejores series que puso la televisión de los últimos años.

video
video

No hay comentarios:

Publicar un comentario