domingo, 15 de junio de 2008

Para fanáticos de Lost y El señor de los anillos




Entrevista realizada en los estudios de Disney, en Buena Vista, y publicada el 3 de febrero de 2005, en el diario La Nación.
Muchacho simpatiquísimo, pero muy excéntrico, que se la pasa seduciendo a todo el mundo, ya salía a escondidas con la más linda de la serie (Evangeline Lilly, o Kate, para los amigos). En esa rueda de entrevistas fue el más carismático. Fue una lástima que no esté Josh Holloway...

DOMINIC MONAGHAN

"Yo fui un hobbit"

El actor que personificó a Merry en la trilogía de “El señor de los anillos” ahora protagoniza “Lost”, una de las series más exitosas de los Estados Unidos, que aquí se verá en marzo



Por Pablo Gorlero
(Enviado especial)

LOS ANGELES.– El clima en los estudios Disney es de euforia. Desde que se estrenó la serie "Lost", es un éxito. Esta nueva apuesta de J.J. Abrams, el creador de "Alias", podrá verse aquí desde el 7 de marzo, por el canal de cable AXN, y se perfila como una de las "estrellas" del cable en 2005. La historia parece sencilla, pero no lo es tanto. Un avión que se estrella en una isla desconocida. Quedan 48 sobrevivientes: un muestrario de psicologías diferentes y encontradas en una situación límite desesperante. Sobre este panorama, algo desconocido (un monstruo, un ente o un algo) los va devorando de a poco.
Entre sus protagonistas figura un muchacho rubio, delgado, muy moderno que, a simple vista, provoca un déjà-vu. Uno sabe que lo vio, pero no exactamente dónde. Claro que si la mente inquieta logra dibujar la cara de Dominic Monaghan con unas orejitas puntiagudas, el cabello más largo y rizado y aspecto inocente llegará la imagen de Merry, uno de los cuatro hobbits de la Comunidad del Anillo.
Nació en Berlín, pero se crió en Manchester (Inglaterra), aunque durante los más de dos años que duró la filmación de la trilogía alternó su vida entre Los Angeles y Nueva Zelanda. Ahora, su vida fluctúa entre California y Hawaii, donde se está rodando la serie. Es lo que podría denominarse "un muchacho fashion-cool". Viste ropa moderna, habla con los modismos propios de la juventud y es algo excéntrico: tiene una araña viuda negra como mascota. "De chico tuve lagartos y serpientes. Pero la razón es que soy alérgico al pelo de gatos y perros”.
–¿Cómo te afecta la fama explosiva a través de la trilogía?
–Tuve un gran momento y lo disfruté. Pero nuestro trabajo también es una ilusión. Eso significa que todavía lidio con los mismos problemas, como todo el mundo. Aún me preocupo por mi familia, por mis amigos, por el dinero y me sigo preguntando si éste es el trabajo correcto. Muchos creen que cuando lográs cierto nivel de notoriedad se terminan tus problemas. Y probablemente tengas un poco más, porque ahora sos responsable de muchas más personas. Ojo, también soy consciente de lo afortunado y lo bendecido que soy. Trato de expresarlo día tras día con una sonrisa.
–¿Todavía te preguntás si elegiste el trabajo correcto?
–Sí. Me lo pregunto con cualquier trabajo. También me obsesiono pensando a dónde habría ido a parar si hubiera dicho que no a “Lost”. En esta profesión te multiplicás, y yo me pregunto siempre a dónde puede ir el alternativo Dominic.
–¿No le tuviste miedo al encasillamiento?
–No. Pero soy consciente de que el personaje de Merry fue fuerte. Aunque no es saludable quedarse en eso. Si me regodeara con todo el éxito que logré con ese rol estaría un poco perdido. Mirá, ocurrió algo gracioso en el capítulo piloto de “Lost”. Los escritores me pusieron una frase en la que Charlie, mi personaje, dice: “¿No me reconocen?”. Definitivamente jugaron con la realidad, y fue muy divertido. Creo que la gente estará pensando: “Fue un placer verte como Merry, ahora estamos abiertos para verte en otro rol”.
–¿Y no pensaste que, a lo mejor, podías estar muchos años yendo a esas convenciones de fanáticos?
–Bueno... este año fui a una en Pasadena, pero probablemente sea la única a la que vaya. Estuve involucrado en un documental llamado “Ringers” que habla de los fans de “El señor de los anillos”, sobre por qué hay tantos y qué significa ser un fan. Fui uno de los relatores y estuve en la convención para hablar de eso, con Elijah (Wood) y Billy (Boyd). Está bueno tener un ida y vuelta con la gente. Es lindo ver personas que aún están involucradas en la trilogía y que se interesan en lo que estás haciendo ahora. Sé que probablemente tenga que volver a hacerlo, pero serán esporádicas y no significarán un peso para mí. A lo mejor tengo suerte y me toca una en algún país que no conozco.
–¿No te resulta raro verte en muñequitos, remeras, revistas y todo tipo de merchandising?
–(Se ríe) Y sí, es raro... Pero bueno, es Merry el que aparece, no Dominic. No tengo problemas por verlo a él o incluso a Charlie, mi personaje de “Lost”. Somos todos diferentes personas. Merry es un personaje que compuse; si estuviera yo, me alteraría un poco... Sería raro. Pero tengo la ventaja de poder ver todo en tercera persona. Los veo como seres que están parados detrás de mí, y ése es un buen ángulo. Lo tomo con soda y es divertido.
–¿Cómo era la supuesta “comunidad del anillo” fuera del set?
–“El señor de los anillos” tenía un grupo notoriamente integrado. Eramos una auténtica comunidad. Fue una experiencia única para mí y para los más jóvenes de la trilogía. Orlando (Bloom), Billy y yo estábamos en el mismo punto de nuestras carreras y ahora experimentamos los mismos desafíos y presiones. Por eso nos acercamos mucho. Pasé la Navidad y el Año Nuevo con Billy, Elijah y Orlando. Nos fuimos todos a hacer surf a Kauai. También estoy en permanente contacto con Viggo (Mortensen), Ian McKellen y Andy Serkis. Nos involucramos mucho en nuestras vidas. La fama trae trabajo Este año van a estrenarse nada menos que cuatro películas que lo cuentan en su reparto y seguramente “Lost” tendrá una segunda temporada. Se crió viendo los documentales de la BBC y sueña con hacer uno sobre animales para el Discovery Channel.
–Qué duro tu trabajo: tenés que estar filmando en Hawaii, en un lugar paradisíaco...
–Sí, es un infierno... (ríe) Me retrotrae a muchas situaciones de mi niñez. Soñaba con vivir en una casa-árbol al estilo “La familia Robinson”, me metía en el bosque a cazar insectos. En Nueva Zelanda también lo pasé muy bien.
–En la serie interpretás a un rockero en decadencia, muy conflictuado... ¿Tenés puntos en común con este sujeto?
–Sí. Charlie está un poco confundido, pero aunque sé muy bien quién soy puedo entender sus frustraciones. Pero tiene algunos asuntos que puedo relacionar con experiencias propias. Por ejemplo: es un fan de las mujeres y de la moda. Además, es tan simpático como sarcástico.
–Ahora que sos famoso, ¿te tratan de forma distinta en Hollywood?
–No, nadie me ha dado un trato especial. Aquí no se trata al otro de forma diferente porque todos estamos en el mismo lugar. Hoy aquí y mañana allí. Nadie tiene nada asegurado.




Las fotos son una gentileza de Buena Vista International Television

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada